Tendencias en cortes de pelo masculino para este 2020 [parte 1 de 2]

En tendencias y moda, siempre decimos que está todo de vuelta, pero en realidad, lo que vemos son evoluciones de versiones ya existentes. Por ello, necesitamos refrescar nuestros conceptos, y pasar de la evolución a la revolución.

La base de las tendencias se suele asociar a una época, a una década, a un momento concreto marcado en negrita en lo que a modas se refiere; en lo que nos atañe, en cabello y barba, tendemos a hacer esa asociación a épocas pasadas, por eso solemos decir que está todo inventado o que las modas vuelven.

Son muchos los factores que intervienen: programas de TV, series, películas, modas que reavivan algunas “celebrities”, que a su vez están influidos por otros intereses (normalmente comerciales). Sea como fuere, las referencias, evoluciones de las actuales tendencias y modas estilísticas de este año, se intuyen a una vuelta y revolución en las texturas.

Asociándolo a una época, podemos decir de viva voz: ¡Vuelven los ochenta!

Vuelven los 80

“Los 80” se sienten en muchos ámbitos, artísticos y estilísticos, en moda femenina y masculina, pero aquí hablaremos únicamente del estilismo y la estética del hombre.

Los degradados, “fades”, “skin fades”… siguen con mucha fuerza; pueden ser muy agresivos para que estén muy desconectados de la parte superior, o muy suaves y delicados para no contrastar mucho con la zona superior texturizada. Cuando hablamos de textura, en la jerga profesional, queremos decir a cualquier tipo de efecto producido en el pelo. Ya sea por el tipo de corte (capas, desfilados, vaciados, cardados, etc.), colores, tratamientos técnicos tipo moldeadores, y sobre todo al producto.

El producto es el “barniz” de la escultura viva, de “il taglio”, el acabado final; con él podremos decidir el tipo de reflexión de luz que queremos en nuestro cabello: ¿brillo o mate?, ¿aspecto húmedo o recién levantado? En definitiva, dar el toque más importante a nuestra textura, la cual tendrá un protagonismo muy grande para este año, por lo tanto no hay que obviar el summum de la textura y curvas que la naturaleza nos da para nuestro estilismo capilar por medio de la elastina y otras características genéticas, como son los rizos.

Rizos

Si tienes suerte de tener unos bonitos “curls” naturales, podrás dejártelos crecer esta temporada hasta longitudes extremas, podrán combinarse con todo tipo de cortes, largos, medios y cortos.

Por ahora, en moda masculina en nuestro país, no volveremos a ver tratamientos técnicos tipo moldeados (rizados o moldeadores, los típicos “bigudies” o rulos), aunque para los más “trendies”, pueden ser una buena solución por su durabilidad.

En países como Italia (a priori similares a España en cuanto a moda y tendencias), los tratamientos técnicos son muy importantes en  peluquerías y centros de belleza masculinos, sobre todo en cuanto a color se refiere; pero aquí, siempre se han llevando la practicidad y la comodidad, lo natural, nada de excentricidades… por ello, creo que esta temporada seguirá siendo así, es decir, que la tendencia de los rizos será para aquellos que tengan la suerte de tenerlos naturales. No va a ponerse de moda el moldeador, aunque hay infinidad de productos de acabado que pueden potenciar esos rizos, e incluso crearlos desde cero. Hay que mencionar especialmente las “foam”, resurgen las espumas de los 80 y 90, bueno… vuelven transformadas, ahora tienen todo tipo de efectos, y sobre todo están muy conseguidos las que son mates.

American Crew, marca con la que trabajamos, tiene tres tipos de espuma para controlar y sacar el máximo partido a tus rizos, además de una mate, “Fiber Foam”, que personalmente me parece un producto increíble.

Evolución del estilo clásico

El estilo clásico, que arrasó la temporada pasada, continuará; me refiero a la re-re-re-evolución del “corte a raya”. Ya hemos visto a, el siempre icónico, Brad Pitt con este corte y algunas de sus variantes. A nivel técnico, este corte es un lienzo en blanco para un peluquero. Permite comenzar desde el “skin fade” (pasando por el “low skin fade”, “fade”, degradado, super degradado…) o por un corte de cabello medio, incluso montando un poco en las orejas.

La raya puede ser peinada o marcada (el corte a veces lo requiere para compensarlo), y la parte superior puede quedar texturizada. Si es una texturización muy pronunciada, nosotros solemos utilizar la técnica de la “destructuración japonesa” con 2 tijeras, suele denominarse “corte destructurado” o corte “spiky”. Podríamos decir que es la evolución del corte clásico.


Deja una respuesta

Your email address will not be published.Required fields are marked *